TOQUE DE QUEDA TAMBIÉN EN LA CASA DE LOS PICOS

Nuestros chicos y chicas matriculados en la casa de los Picos siguen sin tener unas condiciones dignas para ejercer su derecho a un Educación Pública y de calidad, ya que más allá de todas las condiciones excepcionales que requiere el aprendizaje de un Bachillerato de Artes, se han ido sumando las consecuencias derivadas del actual estado de alarma. La última, un toque de queda también para la última hora lectiva.

El alumnado matriculado inicialmente en un horario diurno en el centro ubicado en la Casa de los Picos, se vio obligado a trasladarse al I.E.S. “Mariano Quintanilla” en horario  nocturno, como justificación espacial a las circunstancias de la COVID-19. El alumnado y sus familias ya manifestaron su disconformidad con la medida en reuniones mantenidas con el propio Director Provincial.

El Ayuntamiento de Segovia en el Consejo Escolar Municipal celebrado a fecha 3 de septiembre, hizo un ofrecimiento general de espacios para fines educativos si así lo requerían las circunstancias sanitarias, en el que participaron miembros de la Dirección Provincial de Educación de Segovia. Aunque dicha Dirección Provincial insiste en que por parte del Ayuntamiento aun no se ha producido ninguna petición y ofrecimiento formal. En medio de esta falta de comunicación, es el alumnado el que sigue sufriendo las consecuencias. Por lo que han decidido alzar la voz y se han concentrado en diversas ocasiones frente a la Dirección Provincial de Educación de Segovia e incluso han acudido a un Pleno en las Cortes de Castilla y León el día 6 de octubre.

El día 8 de Octubre varios colectivos, entre ellos CGT, nos sumamos a las peticiones totalmente sensatas del profesorado, familias y alumnado, donde manifestaron  no poder conciliar sus horarios de transporte, no poder asistir al conservatorio o escuela oficial de idiomas en las que estaban matriculados, o que las aulas no reúnen las características necesarias para las materias impartidas, se ven obligados a comer en la calle, problemas de transporte que les obliga a llegar con horas de antelación a Segovia. Recordemos que más de la mitad del alumnado de bachillerato viene desde diferentes pueblos de la provincia.

Todas estas peticiones siguen estando vigentes a día de hoy e incluso se han visto agravadas con el reciente toque de queda, ya que se ven obligados a no asistir a las últimas horas para poder coger los autobuses que les llevan a sus casas y respetar dicho confinamiento. Incluso se han visto amonestados por la policía por tener que comer en la calle.

Ante la aparente preocupación de nuestra Dirección Provincial de Educación de Segovia, por lo académico y avance del curso escolar, desde CGT seguimos insistiendo en que para dar solución a todos estos problemas hay que escuchar a los afectados y revisar la ubicación de estas aulas y horarios, máxime cuando hay otras posibilidades.

Denunciamos que a pesar de la flexibilidad que estamos mostrando las familias, los docentes y el propio alumnado para adaptarnos a la nueva realidad educativa, en la que priman las medidas y protocolos sanitarios, no vemos esta buena disposición de adaptación ni en la Dirección Provincial de Educación de Segovia, ni en la propia Consejería de Educación. Que son los que tendrían que autorizar los cambios y mejoras que repercutirían en lo sanitario, pedagógico y en lo no menos importante, en la conciliación de la vida escolar de estos alumnos, muchos de ellos menores de edad, y sus  familias.